La Comarca de la Cruz

Información Turística

Caravaca

Caravaca

 Caravaca de la Cruz es una ciudad situada en un enclave fronterizo entre Murcia y Granada. Una población por la que pasaron, sucesivamente, musulmanes, romanos e iberos y que se encuentra construida al rededor de su Castillo, construido en el s. XV por la Encomienda de los Templarios. Pero Caravaca es, esencialmente, la Ciudad Santa de la Cruz. Según la leyenda, en 1232, el rey moro Abú Zeid se convirtió al cristianismo cuando contempló cómo dos ángeles bajaban del cielo una cruz para que un sacerdote preso en el castillo pudiera completar el ritual cristiano de la misa.

Esta leyenda dio lugar a la construcción, a partir de 1617 y en el recinto de la propia fortaleza, del principal monumento de esta localidad del Noroeste murciano, el Santuario de la Vera Cruz. Una construcción en la que destaca su lujosa fachada de mármol rojo de la locadidad de Cehegín en la que se hace toda una exaltación de la Santísima y Vera Cruz.
Ciudad Santa. En 1998, S.S. el Papa concedió a Caravaca de la Cruz el Año Jubilar, lo que convierte a esta ciudad en la quinta del mundo que, junto a las otras cuatro (Santiago de Compostela, Santo Toribio de Liébana, Roma y ), va a poder celebrar el Jubileo Perpetuo. Esto significa que la Santa Sede concede el poder celebrar Año Santo cada siete años in perpetuum en el Santuario de la Vera Cruz, siendo el próximo Año Jubilar, en Caravaca de la Cruz, el año 2017.

Sin embargo, el Santuario, que posee un interesante Museo de Arte Sacro e Historia, no es el único monumento religioso de Caravaca. Del s. XVI datan las interesantes iglesias de la Soledad, hoy convertida en Museo Arqueológico ; El Salvador, considerada como la obra cumbre del Renacimiento murciano, y la iglesia de la Purísima Concepción, además del Convento de los Carmelitas.

En cuanto al poder civil es destacable el edificio del Ayuntamiento, erigido en el s. XVIII. Pese a su reducido tamaño, un importantísimo monumento caravaqueño es el Templete de la Santa Cruz, el lugar donde se baña cada año la Cruz el día 3 de mayo, en plena celebración de las conocidas Fiestas en Honor de la Stma. y Vera Cruz durante las cuales también tiene lugar el festejo de los Caballos del Vino, que rememoran una tradición popular y legendaria acaecida en el s. XIII.

En dicha fecha, los cristianos rodeados en la fortaleza por los árabes consiguieron romper el asedio para buscar agua. Al no encontrarla regresaron a la fortaleza con los odres que portaban sus caballerías llenos de vino.

La conmemoración consiste en caballos ricamente enjaezados que ascienden las empinadas cuestas del Castillo y que, junto a los Moros y Cristianos, conforman las citas principales del calendario festivo de Caravaca. El Palacio de los Uribe (s. XVI) acoge el museo de la Fiesta donde podrá vivirlas en primera persona.
 
Caravaca es también un enclave privilegiado para poder la práctica del turismo rural. Existen un gran número de alojamientos rurales repartidos por todo el término municipal y la oferta turística en este sentido se amplía con gran cantidad de actividades de turismo activo y deportivo, que permiten el contacto con la naturaleza y la práctica de actividades que van desde el senderismo a los paseos a caballo o visitas guiadas por su impresionante patrimonio.




  Volver
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando consideramos que acepta su uso.