La Comarca de la Cruz

Información Turística

Mula

Mula

Mula es un municipio perteneciente a la Región de Murcia, situada en la Comarca del Río Mula. Fuente Librilla, Yéchar, Los Baños de Mula, Puebla de Mula, Casas Nuevas y el Niño de Mula, son sus pedanías.

La creencia popular afirma que las sierras aledañas a la ciudad son de origen volcánico. Esto se debe a la extraña forma del montículo sobre el que se asientan las ruinas del castillo de la Puebla de Mula, antiguo arrabal de la ciudad. Sin embargo este montículo está formado por los mismos materiales sedimentarios que el resto de la cuenca del río Mula, se trata de un paquete de margo-calizas coronado por un estrato de calizas.
Este tipo de montes son conocidos, por su forma, como muelas, y de ahí el nombre de la localidad, que evolucionó del latín mola al actual Mula.
Lo primero que llama la atención al visitante al llegar a Mula es el Castillo que desde la altura vigila los trasiegos diarios de la población.
El paso del tiempo ha dejado numerosas huellas en esta emblemática construcción realizada no para proteger al pueblo, sino para someterlo como consecuencia de los intentos de la villa por volver a su condición de realengo y evitar el dominio señorial del Marqués de los Vélez.
 
La arquitectura del castillo es renacentista, de carácter defensivo y de formas simples, situado sobre un peñasco de roca. De las dos entradas, a una de ellas se accede mediante la parte alta de la muralla y torreones del antiguo alcázar musulmán además de un puente levadizo. Contiene cuatro áreas bien diferenciadas:  una nave central con bóveda de cañón, una torre del homenaje, un adosado a la nave y aljibe.
La visita al castillo es una parada imprescindible del visitante, siendo una pena que actualmente el ayuntamiento de Mula se encuentre en litigio por la propiedad de éste y no pueda realizar acciones sobre él, aunque este extremo parece ya en vías de solución. Está declarado Bien de Interés Cultural.

El casco antiguo de Mula, está declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico-Artístico, con el código RI-53-0000251. Destacan diversas casonas en su entramado urbano, como la Casa de los Coy o el Palacio del Marqués de los Vélez, entre otros.
Situado en las proximidades de la actual pedanía de Baños de Mula, alberga un yacimiento de época tardo-romana y visigoda, constituyendo el primer emplazamiento de la ciudad de Mula hasta que en época musulmana se asentó en el lugar actual. Ésta fue una de las siete ciudades que formaron la Cora de Tudmir, negociando su autonomía frente al Islám en el año 713.

En las mínimas excavaciones efectuadas en él se ha encontrado un templo y decenas de tumbas, mayormente de niños. Está declarado Bien de Interés Cultural.

 
El municipio cuenta con los abrigos rupestres del Milano, el Cejo Cortado, el Lomo de Herrero y el Abrigo del Charcón, todos ellos Patrimonio de la Humanidad como formantes del Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la península Ibérica.

El Martes Santo a las 12 de la noche, la campana del Reloj de la Villa señala el momento en el que a los miles de tamboristas, reunidos en la Plaza del Ayuntamiento y vestidos con túnicas negras, les es “permitido” hacer sonar las cajas de sustambores, ininterrumpidamente y hasta las 4 de la tarde del Miércoles Santo, la ensordecedora música acallará cualquier otro atisbo de sonido provenga de donde provenga. 

El Viernes Santo desde la mañana y el Domingo de Resurrección desde el mediodía vuelve a repetirse el episodio dentro de los horarios que el Bando de la Alcaldía establece y difunde antes del comienzo de la Semana Santa.
El origen de esta singular fiesta, declarada de Interés Turístico Nacional, parece que distaba mucho de rendir fidelidad al recogimiento de la Semana Santa que siempre han divulgado los poderes eclesiásticos. 

Las ordenanzas municipales recogen, al menos desde mediados del XIX, recomendaciones para el buen comportamiento de los habitantes de la Villa y prohibiciones expresas de “sacar a la calle los tambores” si no es dentro de las procesiones y con permiso de la autoridad competente. Debió ser en este siglo y por estas fechas cuando se arraiga la costumbre, asociada al pueblo y no muy apreciada por la iglesia y por la clase burguesa.




  Volver
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando consideramos que acepta su uso.