Rutas por la Naturaleza

Información Turística

Ascensión a Mojantes (Caravaca-Murcia)

Caravaca

Ascensión a Mojantes (Caravaca-Murcia)  
La Sierra de Mojantes está situada en la Carretera de Granada, en dirección a Puebla de Don Fadrique, pertenece a Caravaca de la Cruz, y su cumbre, con 1611 metros de altitud, es el punto más alto de todo el municipio.

Sin embargo, no aparenta lo que realmente es: cuando uno pasa por la carretera y mira a la derecha no ve más que un mazacote semipelado. Tras esta ascensión, que exige un esfuerzo físico considerable, volveremos con una visión completamente distinta.

Por dar unos apuntes técnicos, diremos que la ida son 3’8 kilómetros, y el desnivel acumulado es de nada menos que 613 metros. El tiempo total estimado de ida y vuelta es de unas 4 horas y media, tranquilamente, siempre en función de las paradas.

Lo primero es llegar al punto de partida; es bastante sencillo: sólo hay que salir de Caravaca en dirección a Granada por la C-3330 hasta llegar al kilómetro 91’5. Aquí veremos a la derecha el Restaurante Casablanca, y justo enfrente una gasolinera. Ambos locales están actualmente cerrados.

Hay sitio suficiente para aparcar, ahora sólo es cuestión de ponerse a caminar. Detrás del viejo restaurante veremos un camino de tierra que debemos tomar a la derecha, en dirección a Caravaca. Va en paralelo a la carretera por la que hemos venido durante unos 300 metros, hasta que hace un giro de 90º a la izquierda. Pasamos junto a un antiguo aljibe y giramos a la derecha, siguiendo el camino sin posibilidad de error.


Unos cientos de metros en junto a un tendido eléctrico hasta desembocar en otro camino, debiendo subir a la izquierda, en dirección a una casa con aljibe y corral. Pasaremos entre el aljibe y la casa, venciéndonos ligeramente a la izquierda hasta dar con un barranco, al que debemos pegarnos.

Unos metros más arriba será fácil introducirnos en él para comenzar la verdadera ascensión. A partir de ahora no hay un sendero definido, por lo que toca ir buscando el paso más cómodo con el barranco como referencia.

En breve llegaremos a una bifurcación donde dos barrancos confluyen en este por el que subimos. Debemos optar por el de la izquierda. Cada vez se hace más pronunciada la subida, conviene hacer paradas, no sólo por descansar, sino para admirar el paisaje que queda a nuestra espalda: los extensos campos de cereal de esta comarca ofrecen una panorámica maravillosa que irá creciendo a medida que ganemos altura.


Llevaremos aproximadamente la mitad del itinerario de subida. Ahora mismo hemos recorrido la misma distancia desde el coche hasta la casa-corral como desde ésta al punto en el que nos encontramos, aunque la dureza de esta última parte nos haga creer que llevamos mucho más. Pasaremos a la derecha de un cabezo (se nos queda a la izquierda), y comprobamos que cada vez se empina más esta sierra tan poco vistosa desde abajo.

Los buitres campan a sus anchas en este cielo. Los veremos en buen número con sólo alzar la cabeza. Su vuelo sosegado y elegante es inspirador y nos anima a continuar. Esta sierra está declarada Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), y se ha conseguido repoblarla de buitre leonado. Es un honor tener semejantes vecinos.

Si miramos al frente, algo a la izquierda, veremos unas rocas y adivinamos un collado. Ahí debemos dirigirnos. Habremos de cruzar un barranco buscando el paso más cómodo. El collado une las Peñas de la Umbría (izquierda) y las Peñas del Águila (derecha). Aprovechamos para parar unos minutos ahora que empezamos a ver la vertiente Norte de Mojantes, dominada por multitud de sierras.


Es curioso cómo las sierras del Sur peninsular que apuntan a Norte y Sur ofrecen dos caras tan diferenciadas: al Sur, solana, con predominio de arbusto y matorral; al Norte, umbría, donde se extiende una enorme masa forestal, abunda la humedad y bajan notablemente las temperaturas.

Estamos en la fase final de la parte más dura, es tiempo de atacar la cumbre. Desde el collado seguimos ascendiendo a la derecha, buscando las Peñas del Águila. Tras unos minutos (pocos pero interminables) nos veremos sorprendidos: de repente ya no hay cuestas, ante nosotros se abre una planicie por la que simplemente tenemos que pasear hasta alcanzar el vértice geodésico, cuyo mojón visualizaremos enseguida.


Si no hacemos mucho ruido y la fortuna nos sonríe, aquí arriba podremos ver algunos ciervos o cabras monteses, aunque sea fugazmente, antes de que nuestra presencia los espante.

La cresta llamada Piedras del Reloj nos deleitará con sus enormes rocas. Podemos admirar extasiados las vistas infinitas en 360º, desde los llanos caravaqueños, Sierra Nevada, la Sagra, Sierras de Cazorla, Segura, Moratalla y el interior de la Región de Murcia.

Hemos conquistado los cielos: ya no nos duelen las piernas; la fatiga pasó y no jadeamos; las dudas durante el camino sobre si merecía la pena este calvario simplemente se han desvanecido. El tiempo se ha detenido, el paisaje lejano permanece inmóvil, como si estuviera ahí exclusivamente para nuestro deleite. Subir aquí, sin la menor duda, merece la pena. Puedo afirmar que es el lugar cuyo paisaje más me ha conmovido, y ya he subido unas cuantas cumbres de la Región de Murcia.


Esta ruta es la número 13 del recomendable libro “Excursiones por Caravaca de la Cruz. Rutas a pie, en bicicleta y a caballo”, de Cristina Sobrado Calvo y Jesús Rodríguez Sánchez (Natursport, 2010). En la descripción dice algo muy significativo y que es llamativamente cierto: El monolito que indica la cumbre está ya muy cerca, por fin, llegamos a él. Hemos recorrido 3.800 metros aunque parecen muchos más. Creo que da en el clavo y nos hace ver cuán diferente es la misma distancia en llano o en la montaña.

Por nuestra parte no queda más que regresar. Para ello habremos de desandar lo caminado, retornando por el mismo camino de subida. La bajada exigirá paciencia y precaución para evitar deslices y resbalones. Será una ocasión excepcional de seguir admirando el paisaje que envuelve este mazacote que es la Sierra de Mojantes, tan distinto de como imaginábamos que debía ser cuando lo mirábamos desde la carretera.


Ruta realizada para Ecumatur por:

@bonadivagador

 




  Volver
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando consideramos que acepta su uso.