Regiones

Información Turística

Ojós (Cieza)

Ojós (Cieza) Un poco de Historia de Ojós 

Ojós y El Valle de Ricote en tiempos prehistóricos

En época prehistórica el Valle de Ricote estuvo transitado y habitado por varias culturas, que se han sucedido en el tiempo. En el Salto de la Novia, paraje de Ojós, que divide Ojós de la vecina Ulea, existen indicios de un asentamiento íbero. La zona era ideal para ellos, ya que disponían de: una defensa natural casi inexpugnable, las montañas y el río; un clima favorable todo el año, el clima mediterráneo con veranos calurosos e inviernos suaves; y una fuente de riquezas que podían aprovechar para cultivar la tierra y crear pequeños poblados en torno a ella, el río Segura.

En Ojós también habitaron los Romanos


En el Salto de la Novia, una vaguada entre dos espolones rocosos del río Segura, se excavaron entre 1970 y 1972 los restos de un poblado romano, datado entre los siglos IV y V d.C. Este núcleo es conocido como la ciudad romana de Rikut. La importancia y trascendencia de este yacimiento está en la defensa del paso del río Segura por el Valle de Ricote. La disposición de las estructuras encontradas en la excavación hace que estén alejadas de las típicas villas romanas frecuentes en otros lugares de la Región de Murcia. Se acerca más a los poblados de la decadencia del Imperio Romano y la inseguridad de las gentes, que las obliga a replegarse hacia lugares de fácil defensa.

El poblado estaba rodeado por una muralla que, alternando con el paraje natural, cerraba la zona. El yacimiento está dividido en habitaciones aterrazadas, que permanecían unidas por una escalera. De estas habitaciones se ha podido deducir que las casas romanas del Valle constaban de cocina-estar, dormitorio interior, alacena (habitación en la que se almacenan alimentos), y corral para animales. De los restos encontrados destacan la gran cantidad de doleas para almacenaje (vasijas de gran tamaño), y objetos de metal pertenecientes a las riendas de un caballo.

La Leyenda del Salto de la Novia

Según lo cuenta Juan Torres Fontes, entre Ojós y Villanueva, y a orillas del río, hay una barbacana frente a la sierra alta de Solvente. La chistoria de Ojós-1arretera inclinada se acomoda a las irregularidades del terreno, y en el espacio recto comprendido entre dos curvas está el Salto de la Novia.

El nombre de esta parte del Segura, se debe a una leyenda que todavía se conserva junto a otras del tiempo de la Reconquista. Por el lado de Ulea, Ricote, Ojós y Villanueva, se cuentan historias de moros y cristianos: unas dramáticas, y otras heroicas, algunas casi milagrosas, como la que acaeció a dos enamorados y un moro principal, de quien se dice que era rico y poderoso. En este lugar según la leyenda, "saltó una joven cristiana prometida a un joven del lugar tras ser perseguida por un musulmán enamorado de ella. Por estar acorralada en lo más alto de la montaña, saltó y milagrosamente salió ilesa y escapó junto a su amado. Se dice que en la cima de la montaña quedó en la roca la marca de los cascos del caballo del moro, que se paró en seco para no caer por el precipicio".



La dominación árabe encontró un vergel en el Valle de Ricote


historia-2En el año 711 los musulmanes entraron en la Península Ibérica. En ese momento la zona en la que se encuentra Ojós pertenecía al conde Teodomiro. Por esta razón se piensa que Ojós formó parte de una de las ciudades que se citan en el Pacto de Tudmir o de Teodomiro. Mediante este pacto las tierras de Murcia pasaban a poder musulmán, pero la población podía mantener su cultura y costumbres. El origen de la población parece ser árabe ya que, al margen de la población romana que se encontraba entre Ulea y Ojós, los restos arqueológicos más importantes hallados llevan a estructuras defensivas de origen musulmán. Entre estos restos se encuentran los del Castillo de Alarbona o Peñascales. También parece tener origen árabe el topónimo de la villa. Ojós puede derivar de la palabra musulmana Oxox, que significa "los huertos" o "los caseríos". Desde el estrecho paso del Solvente se controlaba el discurrir del río Segura por todo el Valle de Ricote. Los musulmanes, con buen juicio, sabían que controlando este punto de la geografía de Ojós mantendrían a salvo la vida del Valle.

Fuente: Ayuntamiento de Ojós




  Volver
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando consideramos que acepta su uso.